Tengo una urgencia

El Servicio de Urgencias del Hospital del Espíritu Santo presta atención continuada las 24 horas del día, todos los días del año, a pacientes con patologías urgentes de las siguientes especialidades:

  • Cirugía General y Digestiva
  • Cirugía Ortopédica y Traumatología
  • Ginecología y Obstetrícia
  • Medicina Interna

Importante: NO se atienden urgencias pediátricas

Recepción

Cuando llegue a Urgencias, diríjase al mostrador de admisiones donde le tramitarán el ingreso al servicio. Deberá presentar la Tarjeta Sanitaria Individual (TSI).

En los casos en que el paciente presente una urgencia prioritaria, los datos se facilitarán después de la visita.

Priorización y selección

Para tratar a los pacientes con la máxima eficacia posible, el Servicio de Urgencias del Hospital dispone de un sistema de priorización y selección que permite identificar rápidamente a los pacientes más urgentes y saber qué especialistas deben tratarlo.

El orden de entrada en el Servicio de Urgencias se determina por el grado de urgencia de la enfermedad y por el número de pacientes que esperan en cada especialidad, no por orden de llegada. Rogamos tenga la amabilidad de aceptar y comprender que si se tiene que esperar es porque estamos atendiendo a pacientes más graves que usted.

Acompañantes

Sólo una persona puede entrar en el Servicio de Urgencias para acompañar al paciente. Los otros acompañantes deben esperar en los lugares indicados (sala de espera o cafetería).

Siempre que sea posible, en el momento de la admisión el paciente debe decidir qué persona de las que le acompañan hará de interlocutora con los profesionales del Servicio de Urgencias. Esta persona podrá:

  • Ser informada del proceso de atención del paciente.
  • Acompañar al paciente en Urgencias y el área de observación, cuando sea posible.
  • Intervenir en la toma de decisiones sobre el proceso de atención al paciente cuando éste no pueda hacerlo.
  • Transmitir la información al resto de la familia.

El interlocutor debe estar siempre localizable para notificarle todo lo que sea necesario sobre el proceso asistencial. Se informará al interlocutor periódicamente y de manera específica cuando se produzca un cambio en el proceso de atención que haya que comentarle. A fin de preservar la confidencialidad de la asistencia al paciente, no se dará información a ninguna otra persona más.